Bluetooth es el término que se utiliza en el contexto industrial para hacer referencia a las redes WPAN, es decir, las Redes Inalámbricas de Área Personal. Facilita la transmisión de datos y de voz entre dispositivos, y lo hace a través un enlace por radiofrecuencia.

Como es sabido, la tecnología se aplica a muchos equipos y accesorios, desde teléfonos móviles e impresoras, a auriculares y teclados. Por supuesto, también a los ratones.

 

Ratón inalámbrico Bluetooth

El ratón inalámbrico Bluetooth facilita la conexión con el ordenador sin cables, por lo que se trata de una opción más cómoda. Su sincronización con equipos personales es sumamente sencilla, permitiendo crear redes inalámbricas pequeñas a nivel usuario.

En general, la elección de un ratón inalámbrico sería la ideal para un gamer, pues da más libertad a la hora de jugar. El movimiento continuo (e incluso el zarandeo) que produce un jugador puede acabar por desconectar del equipo, lo que obligará a éste a interrumpir la partida en pleno juego. Además, el cable impide la conexión a larga distancia.

Pero no todo ratón inalámbrico, sin embargo, se realiza vía Bluetooth. Se pueden encontrar mouse sin cables que utilizan otro tipo de tecnología para conectarse al dispositivo, como Wi-Fi o infrarrojos. Su funcionamiento es parecido en cuanto a uso, pero cada conexión presenta sus peculiaridades.

Dependiendo de cada modelo el gasto puede ser mayor o menor. La velocidad de respuesta también será diferente y, en determinados casos, los mismos objetos del hogar pueden hacer interferencia entre el ratón y el dispositivo al que está conectado (no pasa con el ratón inalámbrico Bluetooth). También ofrecerán diferente respuesta al momento de arrancar el sistema.

Mini ratón

Se podría decir que el mini ratón es una “delicatessen” desarrollada en el ámbito tecnológico. Es capaz de cumplir con todas las funciones de los ratones convencionales, siendo la principal diferencia un tamaño mucho más pequeño. Esto genera también un consumo menor.

 

Al ocupar menos espacio y ser menos pesado, el mini ratón es la opción ideal para quienes salen de viaje o para quienes usan el ratón solo de forma puntual (haciendo uso del táctil con asiduidad). No es lo más recomendable, por contra, para quienes hacen uso prolongado y continuado del ratón, porque acabarán notando molestias en las manos.

La última tecnología también ha llegado a estos dispositivos, que cuentan con sensores de la alta calidad para movimientos precisos y son aptos para zurdos y para diestros, entre otras especificaciones. Se pueden conectar tanto por USB como sin cables.

Conexión a otros dispositivos como tablet

La posibilidad de conexión de accesorios a la tablet, como el teclado o el ratón, la convierten en un dispositivo sumamente versátil. Funcionan como portátiles convertibles que bien pueden ser utilizados como mini ordenador de sobremesa, bien acompañar al usuario cuando sale, como dispositivo de bolsillo.

Las tablets permiten sincronizar dispositivos de entrada Bluetooth de manera fácil y rápida. Basta con recurrir al apartado de configuración, abrir el apartado de conexiones y redes y, dentro de éste, tocar en Bluetooth. Según cada modelo, habrá que seguir unos pasos para que la tablet busque y encuentre el ratón inalámbrico, que debe estar conectado correctamente.