Que tenga un lector óptico o de láser es lo que separa a las dos grandes categorías de ratones en la actualidad. A partir de ahí, variando las posibilidades en otras áreas como el diseño, se pueden desarrollar ratones que serán más apropiados para un uso u otro.

Escritores, personas que están acostumbradas a viajar, jugadores aficionados nivel amateur o experto… Hay un ratón ideal para cada perfil, y los de tipo óptico recogen opciones apetecibles.

Qué es ratón óptico

El ratón óptico es uno de los más prácticos que se pueden adquirir en la actualidad. Funciona gracias a un sensor óptico, precisamente, que tiene como misión hacer fotografías sucesivas para comprobar si ha cambiado de posición. Todo esto, lógicamente, en un breve lapso de tiempo.

Esto nos lleva a pensar que no funciona en todo tipo de superficie, porque en aquellas que sean brillantes o transparentes, como el cristal, el ratón tendrá un movimiento desacertado. Se hace recomendables con ellos, por lo tanto, el uso de alfombrillas.

Sus principales competidores, los ratones de láser, presentan mayor sensibilidad y precisión. Claro está que esto sube tanto el precio que solo merecerá la pena hacerse con uno si se tiene una profesión que lo requiera, como el diseñador gráfico. También está especialmente indicado para gamers.

Otros tipos de lectores son el mecánico, esos antiguos ratones que se mueven sobre una gran esfera de goma; el trackball, una bola táctil que permite al usuario que mueva el puntero solo con su dedo, y no desplazando todo el dispositivo, y el mouse touch, que tiene todo un área multitáctil en su superficie lisa, siendo útil para zurdos y diestros.

Ventajas de un ratón óptico

El mouse óptico es una versión más perfecta de los viejos ratones mecánicos. La bola sobre la que se movían éstos contribuían a que se acumulara en ellos suciedad y, con el paso del tiempo, presentaran problemas de funcionamiento si no se llevaba a cabo cierto mantenimiento. Esto es un punto a favor del ratón óptico.

Como se ha apuntado, no es tan sensible como el mouse de lector láser, pero ésto actúa como ventaja para el ratón óptico. Al ser necesario un trato específico, solo es recomendable para ciertos perfiles, mientras que el ratón óptico puede ser utilizado por cualquier persona.

La tecnología óptica es, además, la más extendida en esto de los ratones. Esto significa que se pueden encontrar ratones ópticos que funcionen a la perfección sin tener que hacer un gran desembolso económico en ellos.

Otras ventajas irían en función de si se trata de un mouse USB o de un ratón inalámbrico. Los segundos son más cómodos para usar, para guardar y para transportar, porque ocupan menos espacio y no están limitados a la distancia que tiene un cable. Los primeros, en cambio, no están sometidos a los mismos problemas de conectividad, aunque esto dependerá mucho del sistema que se emplee. No es lo mismo usa Bluetooth que Wi-Fi o radiofrecuencia.

Arriba